Buenas Prácticas Agropecuarias: 10 puntos para hacer un buen trabajo

  • abril 21, 2017
Buenas prácticas agropecuarias Decálogo

Conoce la guía de Mercosur.com para acercarte al cumplimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) en la agroindustria.


Oficializado el fondo de incentivo a las Buenas Prácticas Agropecuarias por el  gobierno de Córdoba, se espera un mayor vuelco de los productores hacia modos de trabajo responsables en su relación con los procesos de producción y el medio ambiente. Con un monto de 70 millones de pesos destinado a tal fin, es de interés general adentrarse en el tema.

¿Qué son las Buenas Prácticas?

Refiere a un modo de planificación, producción y circulación de prácticas y productos del sector agropecuario que cuidan todos los elementos, procesos y personas involucradas en dichas tareas. Las empresas de la agroindustria contemplan esto dentro del sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HAPPCC) que incluye las Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) y las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).

Las Buenas Prácticas están pensadas para:

  • Prevenir riesgos en los bienes, servicios y capitales de los productores, empleados e inversores agropecuarios.
  • Cuidar el medio ambiente y promover prácticas sustentables en recursos durante todo el proceso agroindustrial.
  • Trabajar en términos de inocuidad, higiene y salubridad durante y posterior a la producción.
  • Velar por la salud y la seguridad de las personas que trabajan y consumen los bienes y servicios del agro.
  • Conocer el buen uso y mantenimiento de equipamientos y tecnología.
  • Expandir las posibilidades de desarrollo económico agroindustrial.
  • Crear normativas que promuevan y resguarden las buenas prácticas

Decálogo de las Buenas Prácticas Agrícolas

#1 – Relevamiento
Conocer los riesgos, límites y posibilidades de cada unidad de producción es el punto de partida para cualquier productor. Se deben evaluar los recursos reales con los que se cuenta y el estado en que están. Esto aplica a los recursos de materia prima, a equipamientos, capitales, trabajadores y empleados. Se recomienda implementar un sistema de registro de sencilla consulta.
#2 – Planificación
Lo evaluado en el relevamiento servirá para hacer la definición de objetivos, es decir, las proyecciones ideales y los horizontes reales de producción. Aquí es donde se traza el Nivel de daño económico (NDE) y Nivel de acción (NDA). Debe conocerse asimismo la situación económica y normativa local, nacional e internacional sobre la que se operará. La planificación acompaña todo el proceso de producción y se registra la trazabilidad, procesos y resultados de lo hecho para redefinición de campañas.
#3 – Trabajadores
Se deben evaluar los riesgos laborales, aseo, cuidado personal y equipamiento del trabajo cotidiano. Para la prevención de accidentes, los trabajadores agropecuarios deben estar capacitados en sus tareas y recibir asesoramiento de prácticas actualizadas. Corresponde contar con entrenamiento en caso de accidentes y primeros auxilios.
#4 – Ganadería
Es esencial la revisión de calidad de la alimentación de los animales, correcto mantenimiento de instalaciones habitacionales, espacios de circulación, transporte y equipamiento de manipulación. El cumplimiento con vacunaciones y controles médicos con servicios de laboratorio profesionales son indispensables. Es importante tener un método de identificación y rastreabilidad de los animales.
#5 – Agricultura
Importa estudiar la calidad del agua, medios de irrigación y drenaje para la inocuidad de los alimentos. También el examen del tipo suelo y sustratos según cultivos. Se debe interiorizar al máximo en todos los procesos e instancias del cultivo, incluyendo semillas, material de propagación y su rotación junto con los fertilizantes naturales y químicos relacionados.
# 6 – Maquinaria
Igual trato merece la maquinaria agrícola activa como en depósito. La limpieza, mantenimiento y revisión deberá hacerse sobre toda la estructura y cada parte de los mecanismos. Es vital contar con repuestos, herramientas auxiliares y manuales de uso.
#7 – Instalaciones e insumos
Se debe hacer revisión del estado general de materiales y estructuras. Todas las instalaciones deberán contar con señalización visible e iluminación. Los centros de almacenamiento deben ser accesibles, fácilmente localizables, contar con botiquines y herramientas de servicios. Hay que asegurar también el estado fitosanitario para el procesamiento y empaque de productos.
#8 – Medio ambiente
Se procura velar por prácticas amigables y sustentables con el medio ambiente. Esto se relaciona con en el manejo de residuos y privilegiar el uso de energías alternativas para conservación del entorno y de los recursos.
#9 – Tecnología
Se insta a la inversión y aplicación de desarrollos técnicos en prácticas, materiales, biología y medios digitales que sean acordes al lugar de aplicación para conservación del ambiente, respeto por los animales y salubridad humana.
#10 – Legislación y mercado
Conocer las leyes existentes es la base para un trabajo conjunto hacia las Buenas Prácticas agroindustriales. Se recomienda ahondar en bibliografía especializada y mantenerse actualizado en los avances de tecnología, prácticas y normativas de cada sector.


Fuentes:
http://www.redbpa.org.ar/
http://www.anmat.gov.ar/
http://www.fao.org/

Compartir esta nota a través de:
Categories: Agricultura
Leer más: